Prueba Bentley Continental GT Speed: volador regio

Bentley Continental GT Speed

Valoración


Bentley Continental GT Speed

Bentley Continental GT Speed

Prueba y opiniones por Gaby Esono

Conducir un Bentley es siempre una experiencia intensa, y el Bentley Continental GT Speed no podía ser menos. Cars Gallery, concesionario oficial de la marca en Barcelona, volvió a convocarme para una sesión de prueba con uno de sus preciados modelos, y tras el emocionante Convertible con el motor 6.0 W12 Twin-Turbo, en esta ocasión se trataba del no menos prometedor coupé.

Bentley Continental GT Speed

Bentley Continental GT Speed

La emoción comienza en cuanto ves el símbolo que luce sobre su parrilla cromada, tan característica de las creaciones de Crewe. Lo que llega a continuación de esa letra B tiene mucho que ver con el prestigio ganado durante décadas, repartido desigualmente entre el lujo y la representación por un lado, y las prestaciones deportivas heredadas de antiguos éxitos de competición por el otro.

Bentley Continental GT Speed

Bentley Continental GT Speed

Bentley Continental GT Speed

Bentley Continental GT Speed

Bentley Continental GT Speed

Bentley Continental GT Speed

En este caso concreto que nos ocupa, y en lo que a mi apreciación personal se refiere, si algo me ha quedado claro después de haber probado varios Bentley Continental GT es que lo que oculta su coraza, por muy dos puertas que sea, tiene más que ver con los primeros que con las segundas, por mucho que las cifras oficiales sean dignas de todo respeto.

Bentley Continental GT Speed

Bentley Continental GT Speed

Ahora bien, cuando te brindan la ocasión de dar rienda suelta a un coche con más de 600 CV de potencia, muy sobrado de autoestima tienes que ir para ponerle pegas…

Una de las muchas ventajas que tiene Bentley al pertenecer al Grupo Volkswagen es que dispone de tecnología más que suficiente para hacer cualquier cosa que se le antoje a sus responsables. Tradición manda, y más en una marca de calado histórico como la británica, de modo que contar con un bloque con 12 cilindros en su catálogo es, todavía hoy, condición obligatoria para poder seguir mirando por encima del hombro a la inmensa mayoría de los mortales.

Bentley Continental GT Speed

Bentley Continental GT Speed

Al igual que el Convertible, la base mecánica del Bentley Continental GT Speed Coupé es el conocido propulsor 6.0 W12, una notable evolución del que Volkswagen estrenó en el Phaeton en el año 2004, que a su vez derivaba del que montaba el Volkswagen W12 Syncro, un concept car con formas de superdeportivo que dio mucho que hablar hace ahora justo dos décadas.

Motor W12 del Bentley Continental GT Speed

Motor W12 del Bentley Continental GT Speed

Mucho ha llovido desde entonces, pero de alguna manera había que amortizar la complejidad técnica de esta mecánica. El W12 nace de la unión por el cigüeñal de dos bloques VR6 de V estrecha (15º), que forman a su vez una V a 72º. Recuerdo haber visto hace años un vídeo en el que un orgulloso Ferdinand Piëch posaba una moneda de canto sobre la cubierta de este motor funcionando al ralentí, y no se movía ni un milímetro, tal era la ausencia de vibraciones.

Si el refinamiento fue la prioridad para la berlina de lujo alemana de principios de siglo, para este coupé británico no podía bastar con eso. Para empezar, el motor lo montan en la factoría de Crewe 30 técnicos especialistas de la marca, que dedican nada menos que 12 horas y media a cada unidad.

Levas del Bentley Continental GT Speed

Levas del Bentley Continental GT Speed

Cambio del Bentley Continental GT Speed

Cambio del Bentley Continental GT Speed

Levas del Bentley Continental GT Speed

Levas del Bentley Continental GT Speed

En sus sucesivas evoluciones, apoyadas en un afinado sistema de sobrealimentación biturbo instalado entre los dos bloques, el W12 ha hecho siempre gala de un rendimiento encomiable. En esta en concreto, nada menos que 635 CV de potencia a 6.000 rpm, y un par máximo de 820 Nm, que están a tu plena disposición entre las 2.000 y las 5.000 rpm. Hay camiones que no tienen tanta fuerza, pero no satisfecha con ello, la marca presentó el pasado abril de 2016 un giro de tuerca más, que eleva la potencia y el par a 642 CV y 840 Nm respectivamente.

Volante del Bentley Continental GT Speed

Volante del Bentley Continental GT Speed

Para qué te voy a engañar: en carretera abierta no se echan nada de menos esos 7 CV y 20 Nm extras. De hecho, bastante trabajo tienes ya para mantener ese poderío a raya, como para preocuparte encima de si se nota una décima menos en el 0-100 km/h, cuando tu coche puede hacerlo en 4,2 segundos. Y es que el enunciado “el modelo de producción más rápido de Bentley”, sellado con una velocidad máxima de 331 km/h, debería ser más que suficiente para prestar atención a otras cosas.

Esas cosas son, por ejemplo, que estamos cargando cargar con una masa de 2.320 kg en seco, concentrados (es un decir) en una carrocería de 4.806 mm de longitud y 1.944 mm de anchura, sin los retrovisores. Se trata de unas cifras considerables no pasan desapercibidas ni siquiera en línea recta.

Bentley Continental GT Speed

Bentley Continental GT Speed

Bentley Continental GT Speed con Pirelli PZero

Bentley Continental GT Speed con Pirelli PZero

Bentley Continental GT Speed

Bentley Continental GT Speed

Bentley Continental GT Speed

Bentley Continental GT Speed

Así, por muy eficaz que sea su sistema de tracción total, por muy sofisticadas que sean sus suspensiones neumáticas (esquema de doble trapecio delantero y multibrazo trapezoidal posterior, altura variable y control continuo de la amortiguación, regulable en dureza, pero que nunca llega a ser realmente rígida), y por muy esforzado que sea su equipo de ruedas (neumáticos Pirelli PZero 275/35 ZR21 en ambos ejes), cuando llegan las curvas, la física dicta sentencia y te obliga a tomarse muy en serio las inercias.

Afortunadamente, la unidad de pruebas montaba los discos de freno carbocerámicos opcionales (10.825 euros), con pinzas pintadas en negro (las delanteras de 8 pistones) que, si bien necesitan unos pocos kilómetros de calentamiento en serio para ofrecer una frenada de confianza, una vez metido en harina te tienes que empeñar bastante para vislumbrar síntomas de fatiga.

Bentley Continental GT Speed

Bentley Continental GT Speed

También hay que estar motivado si se quiere hacer uso de las levas del cambio en el volante. Se diría que los ingenieros de Bentley confían tanto en las bondades, que son muchas, del eficaz cambio automático ZF de 8 relaciones, que prefieren alejar las levas del aro para evitar la tentación de accionarlas. El hecho de que sean muy largas tampoco ayuda, porque necesitan mucho recorrido para subir o bajar marchas, y al final acabas prefiriendo que el convertidor de par y la electrónica se pongan de acuerdo y te dejen conducir sin más.

Que el Bentley Continental GT sea el modelo más vendido de la marca inglesa da ciertas pistas de cómo será viajar en él. Tal y como recordaba en sus hermanos descapotables, el V8 y el Speed Convertible, este coupé cumple a rajatabla con los requisitos que se le exigen a un Gran Turismo de alta alcurnia: acabados impecables, materiales excelsos, habitabilidad notable -por hacer una media entre la excelencia de las plazas delanteras y la suficiencia de las dos traseras- y, sobre todo, lo que se podría denominar “refinamiento”.

Interior del Bentley Continental GT Speed

Salpicadero del Bentley Continental GT Speed

Si me hicieran definirlo, para mí sería la capacidad para aislar a los ocupantes de lo que pasa tanto alrededor como en el propio coche. En Bentley, sin embargo, quieren hacer gala de su pasado en competición y sus modelos tienen un punto bronco en el sonido que emana de sus motores, sin duda hecho a propósito. No sabría decirte si me gusta o no, pero desde luego cuando el cuerpo te pide marcha, pisar el acelerador a fondo y erizarse el vello es todo uno.

Bentley Continental GT Speed

Bentley Continental GT Speed

Interior del Bentley Continental GT Speed

Interior del Bentley Continental GT Speed

Interior del Bentley Continental GT Speed

Interior del Bentley Continental GT Speed

Interior del Bentley Continental GT Speed

Interior del Bentley Continental GT Speed

Hacerlo, además, rodeado de un entorno que se percibe excepcional por cualquier ángulo, te traslada durante el viaje a una especie de mundo paralelo. No exagero. Claro que para ello también hay que saber valorar algunos de los equipamientos con los que me encontré, como la “Premier Specification” (asientos ventilados y con masaje, equipo de audio Naim con ¿cambiador de CD’s?, cámara trasera y llave inteligente, todo por 6.735 euros).

Bentley Continental GT Speed

Bentley Continental GT Speed

Bentley Continental GT Speed

Bentley Continental GT Speed

Bentley Continental GT Speed

Maletero del Bentley Continental GT Speed

Bentley Continental GT Speed

Bentley Continental GT Speed

Por otra parte, al contrario de lo que le sucede al Convertible, la carrocería coupé del Bentley Continental GT Speed cuenta con un maletero de 348 litros de capacidad que, sin ser excelso, sí te permite plantearte viajes para cuatro de algo más que un fin de semana.

Bentley Continental GT Speed

Bentley Continental GT Speed

Bentley Continental GT Speed

Bentley Continental GT Speed

Interior del Bentley Continental GT Speed

Interior del Bentley Continental GT Speed

Bentley Continental GT Speed

Bentley Continental GT Speed

Según me han contado en alguna ocasión, si uno entra a un comercio de artículos de lujo y pregunta el precio de lo que le gusta, es que no se lo puede permitir. Sin duda, cuando Bentley le pone a su Continental GT Speed un precio de salida de 181.600 euros, no está pensando en ese tipo de público.

Bentley Continental GT Speed

Bentley Continental GT Speed

Lo que ocurre es que, mientras que en coches de 40.000 euros el cliente espera encontrar todo el equipamiento disponible y tecnologías que pueda ofrecer la marca, en modelos como el de esta prueba se trata únicamente de un punto de partida.

Bentley Continental GT Speed

Bentley Continental GT Speed

Bentley Continental GT Speed

Bentley Continental GT Speed

Bentley Continental GT Speed

Bentley Continental GT Speed

Además de las opciones que he mencionado en las otras secciones del artículo, la unidad de prueba incluía opciones “mundanas” como el control de crucero adaptativo (2.130 euros), navegador (1.405 euros), manos libres (355 euros), que combinadas con otras de mayor caché como los paneles de fibra de carbono (1.280 euros), volante calefactable (375 euros), o el paquete “Style Specification” (costuras cruzadas hechas a mano en la tapicería y el volante, alfombrillas y acabados en color de contraste, por 2.860 euros).

La factura final de este coche, 220.130 euros, deja bien claro el precio de la distinción.

Mi sentencia

Sé el primero en comentar