Primera Prueba: SEAT Ateca 1.0 TSI y 1.6 TDI

 

Prueba y opiniones por Gaby Esono

El SEAT Ateca está resultando todo un éxito de ventas en el mercado español, donde por primera vez en la historia de la marca los concesionarios se encontraron con peticiones en firme de uno de sus modelos, antes incluso de salir al mercado.

cochesafondo-primera-prueba-seat-altea-tsi-tdi-26

Inicialmente, las expectativas creadas habían superado las previsiones de la marca, no solo en unidades vendidas, sino incluso en las motorizaciones, con un alto porcentaje de pedidos de motores 1.4 TSI y 2.0 TDI de 150 CV.

SEAT, sin embargo, no quiere dejar ningún hueco sin llenar, y para el año que viene ya ha anunciado que habrá versiones FR, el acabado deportivo, que es de esperar que incluya un tren de rodaje más dinámico –todavía-. Respecto a una hipotética versión Cupra, la marca no la ha descartado en absoluto –de hecho, se han visto rodando unidades del SEAT Ateca con llantas y doble salida de escape al estilo del León Cupra-, pero de momento oficialmente no se ha tomado la decisión de sacarla al mercado. La sensación, en cualquier caso, es de que tienen muchas ganas de hacerlo.

cochesafondo-primera-prueba-seat-altea-tsi-tdi-40

Esto, en cualquier caso, es el futuro a medio plazo del SUV de la firma española, mientras que el presente lo forman, entre otras, las dos motorizaciones de acceso a la gama, el 1.0 TSI de gasolina y el diésel 1.6 TDI, los dos de 115 CV y asociados obligatoriamente a la tracción delantera y al cambio manual de 6 velocidades, que ya cuentan con el beneplácito del público (el diésel acumula el 30% de los pedidos, y el gasolina el 20%).

El motor de gasolina cuenta con un bloque de tres cilindros y 999 cc sobre el que se han volcado toda una serie de adelantos tecnológicos de última generación. El bloque y la culata son de aluminio, y ésta integra el colector de escape. La distribución, movida por correa dentada, es variable tanto para las válvulas de admisión como las de escape.

cochesafondo-primera-prueba-seat-altea-tsi-tdi-28

En esta mecánica, como ya es tradición en el grueso de motores del Grupo Volkswagen, la sobrealimentación por turbo (en este caso con catalizador de oxidación) se combina con la inyección directa de combustible, que trabaja hasta 250 bares de presión. Monta un intercooler aire-agua integrado en el colector de admisión, bomba de aceite de caudal variable, que envía más o menos lubricante al circuito en función de las necesidades de cada momento, y un sofisticado sistema de gestión térmica del motor mediante tres circuitos de refrigeración separados (culata, bloque y sobrealimentación), necesario en este tipo de motores con una relación potencia/cilindrada muy alta.

cochesafondo-primera-prueba-seat-altea-tsi-tdi-31

Traducido a cifras, además de los 115 CV de potencia, disponibles entre 5.000 y 5.500 rpm, esta mecánica entrega un par motor de 200 Nm entre 2.000 y 3.500 rpm (a 1.500 rpm ya se dispone de 175 Nm). Es decir, que con la mitad de cubicaje y con un cilindro menos, el 1.0 TSI eroga la misma potencia y un 20% más de par que el motor 2.0 de la tercera generación del Volkswagen Golf GTI. Sus prestaciones tampoco están demasiado alejadas de las de aquel deportivo, con una aceleración de 0 a 100 km/h en 11,0 segundos y una velocidad máxima de 183 km/h, pero sí su consumo, homologado en 5,2 l/100 km, mientras que las emisiones de CO2 son 119 g/km, lo que le exime de tributar por el impuesto de matriculación en España.

Respecto al conocido diésel 1.6 TDI, en esta nueva variante de 115 CV se ha trabajado para reducir las emisiones de CO2, que en el caso del SEAT Ateca con tracción delantera y cambio manual se quedan en 113 g/km, 2,5 g/km menos de lo que serían con el anterior. Se ha corregido el sistema de escape (ahora con un catalizador de cuatro vías) para reducir la contrapresión en la salida de los gases, la bomba de aceite absorbe menos potencia, se usa un lubricante de menor viscosidad para rebajar las fricciones internas, se ha revisado al alza la temperatura de apertura del termostato y ahora la tensión de la correa del alternador es menor.

Motor tricilíndrico 1.0 TSI del Grupo Volkswagen

Motor tricilíndrico 1.0 TSI del Grupo Volkswagen

El sistema de inyección directa utiliza inyectores piezoeléctricos que trabajan con una presión de hasta 2.000 bares y, al igual que el 1.0 TSI, el intercooler es del tipo aire-agua y forma una pieza con el colector de admisión, cuenta con la bomba de aire de caudal variable y un sistema de refrigeración con circuitos independientes para culata, bloque y turbo. Por otra parte, también contribuye a la reducción de emisiones la capacidad del sistema de recirculación de gases de escape para funcionar tanto en alta como en baja presión.

Con 250 Nm de par motor, disponibles entre 1.500 y 3.250 rpm, el ejercicio de aceleración 0-100 km/h lo clava en 11,5 segundos y la velocidad máxima oficial ha quedado establecida en 184 km/h. Donde sí saca una ventaja clara es en el consumo medio, 4,3 l/100 km.

Para probar los nuevos motores 1.0 TSI y 1.6 TDI del Ateca, SEAT organizó una ruta de unos 150 kilómetros desde Zaragoza hasta la localidad que da nombre al primer SUV de la marca.

Dado que los cambios en el diésel son más bien de matiz, preferí ponerme al volante de un Ateca con el motor de gasolina de última generación.

cochesafondo-primera-prueba-seat-altea-tsi-tdi-27

En anteriores encuentros, los responsables de la marca ya me habían comentado que el motor era sorprendente. Lo dijeron en la presentación internacional, en las que pudo verse más de una ceja levantada en señal de escepticismo. “¿Un tricilíndrico de un litro en un SUV?”, pensaban muchos entre los que me incluía. A priori, tenía toda la pinta de ser la típica versión de acceso del estilo “coche grande, ande o no ande”, o un “quiero y no puedo”, referido con todo cariño y respeto a este pequeño bloque.

En cuanto me puse a conducirlo, entendí por qué SEAT había organizado una presentación específica para darlo a conocer. Tenían razón, es un motor que da lo que no esperas. Como decía en el anterior apartado, no es un deportivo, pero tampoco es un pusilánime ni mucho menos. De hecho, ni siquiera se le puede aplicar el eufemístico apelativo de ‘voluntarioso’, porque realmente su empuje es notable, tanto más cuanto más juegas con el cambio de marchas.

cochesafondo-primera-prueba-seat-altea-tsi-tdi-34

Si eres de los que le gusta tener muy presente la palanca de cambios, entonces ya no debes preocuparte de que el motor 1.0 TSI no dé la talla. En autopista y autovía permite mantener unos cruceros bien por encima de las sugerencias obligatorias, y en carretera más cerrada las recuperaciones en segunda, tercera e incluso cuarta te permiten mantener un ritmo digno del magnífico comportamiento del SUV de SEAT. Incluso me atrevería a decir que, con el coche cargado hasta arriba, el motor es posible que aguante el tipo, aunque en ese caso los consumos se tienen que resentir por fuerza.

Las sensaciones fueron algo parecidas en el 1.6 TDI, un propulsor que aunque muestra un punto menos de brío, es no obstante algo más cómodo de utilizar por su mayor par disponible.

El SEAT Ateca se ofrece, de momento, únicamente con los acabados Style y Xcellence, aunque estos motores de acceso solo están disponibles con el primero de ellos, a la espera de las versiones Reference.

Versiones  CO2 Precios
SEAT Ateca 1.0 TSI 115 CV ST&SP STYLE ECOMOTIVE 119 23.930 €
SEAT Ateca 1.6 TDI CR 115 CV ST&SP STYLE ECOMOTIVE 113 26.630 €

 

Sé el primero en comentar