Prueba Bentley Bentayga Diesel: excelso pragmatismo

Bentley Bentayga Diesel

Valoración



Prueba Bentley Bentayga Diesel: excelso pragmatismo

Prueba y opiniones por Gaby Esono

Cuando, a mediados del año pasado, publiqué la prueba del Bentley Bentayga W12, tuve la sensación de que algo faltaba en el SUV más lujoso del mundo. No sabía describirlo -por eso no lo escribí-, pero en la desmesura de sus 5,14 metros del lujo más exquisito y en el refinamiento de su motor de 12 cilindros biturbo, había algo que no acababa de encajar.

Bentley Bentayga Diesel

Bentley Bentayga Dieselq

A pesar de que los motores diésel están ahora un poco de capa caída, hay que decir que gran parte de sus ventajas respecto a los gasolina equivalentes siguen intactas. Consumen menos y ofrecen más par lo que, traducido a un lenguaje más pragmático, significa que permiten realizar muchos más kilómetros con el mismo depósito de combustible y ofrecen una mejor respuesta en la mayoría de las situaciones de conducción.

Esto era sobre el papel, pero reconozco que cuando Bentley Barcelona, el concesionario oficial de la marca en la Ciudad Condal, me ofreció la posibilidad de volver a subirme en su campero de lujo, arqueé una ceja y me pregunté para mis adentros: ¿para qué un Bentley Bentayga Diesel, si ya he probado el tope de gama?

Bentley Bentayga Diesel

Bentley Bentayga Diesel

Afortunadamente, un colega que ya lo había probado antes me insistió en que lo probara, porque me sorprendería. Y sí, me ha sorprendido. A continuación explico por qué.

Visto con perspectiva, y después de haber dedicado unos buenos 500 kilómetros a conocer al Bentley Bentayga Diesel en el único día que pude disponer de él, ahora puedo entender cómo es posible que en Crewe no se hayan molestado en disimular su condición.

Bentley Bentayga Diesel

Bentley Bentayga Diesel

Su propulsor es el nuevo V8 biturbo de 4 litros de cilindrada del Grupo Volkswagen -el mismo que el del Audi SQ7- que entrega 435 CV de potencia, una cifra de lo más respetable. Lo importante, sin embargo, es el valor del par: 900 descomunales Nm de fuerza que llegan al avanzado sistema de tracción total a través de una eficaz y casi imperceptible caja de cambios automática de 8 velocidades.

Semejante conjunto permite lanzar con increíble facilidad los 2.390 kg de peso de este aparato, que es capaz de realizar el ejercicio del 0 a 100 km/h en 4,8 segundos y de alcanzar una velocidad punta de 270 km/h. Corre más que el W12. No. Le hace falta. Ni de coña.

Bentley Bentayga Diesel

Bentley Bentayga Diesel

Frente a la sensación de cierto exceso prestacional del tope de gama, la conducción de su hermano diesel da la sensación de ser más equilibrada. A pesar de que sus prestaciones son muy impresionantes -efecto multiplicado por la enorme masa que estamos desplazando-, el temor estar desafiando las leyes de la física no te llega. O al menos no te llega tan fácilmente, porque la suspensión neumática cumple con nota su función: aísla de las irregularidades de la carretera cuando la pones en posición “confort”, y en la más dura limita bastante las inclinaciones de la carrocería cuando llegan los apoyos fuertes en curva. Eso sí, su enfoque prioriza la comodidad, la pongas como la pongas, y si eres un poco proclive a marearte, mejor en modo deportivo.

Volviendo al motor, este bloque te regala unos consumos que vale, no son los utópicos  7,9 l/100 km que promete en su ficha técnica, pero devolverlo con una media de 9,2 l/100 km, después de un largo recorrido por vías rápidas y alguna que otra solitaria comarcal, ha sido una grata sorpresa.

Otro prejuicio que despertó mi suspicacias respecto al Bentley Bentayga Diesel era, precisamente, que su condición de coche alimentado por gasoil se hiciera presente en el habitáculo. Pues ni en frío, ni en caliente, ni al ralentí ni pisando a fondo antes de buscar helicópteros en el cielo. Si estás dentro de este SUV, la única pista que es diésel la encontrarás en el cuentarrevoluciones, con la zona roja en las 5.000 rpm. Desde fuera es otra cosa, es verdad, pero oye, es un detalle que importa bien poco cuando estás mirando por encima del hombro al resto del parque automovilístico.

Bentley Bentayga Diesel

Salpicadero del Bentley Bentayga Diesel

En interior, no dejan indiferentes la calidad de los ajustes ni de los acabados de este coche que, de campero, ya puedes imaginar que tiene bien poco. Eso sí, teniendo en cuenta que se trata de un coche con un status que pretende estar varios puntos por encima del Audi Q7, se comprenden que compartan la misma base mecánica y plataforma, pero ciertos mandos siguen recordando por forma y tacto a los de su primo alemán. No protestaré, sin embargo, por las levas del volante del cambio de marchas, infinitamente más integradas y utilizables que las de otros Bentley -por ejemplo el Bentley Continental GT Speed-.

Bentley Bentayga Diesel

Bentley Bentayga Diesel

Bentley Bentayga Diesel

Bentley Bentayga Diesel

Bentley Bentayga Diesel

Bentley Bentayga Diesel

Bentley Bentayga Diesel

Bentley Bentayga Diesel

Críticas, pues, las justas para un habitáculo en el que el amor por del detalle se huele, se ve y se palpa. Lo mismo que el espacio para sus 5 ocupantes, que no tendrán motivos de queja. Eso sí, a la hora realizar el viaje de vacaciones, habrá que tener en cuenta que la capacidad del maletero, 430 litros, no se corresponde con el inmenso tamaño de su carrocería.

 

Mi sentencia

Sé el primero en comentar