Prueba Lexus IS 300h: cambio de régimen

prueba lexus is 300h-127

Valoración

 

 

Prueba realizada por Gaby Esono

En el pasado Salón de Frankfurt, JoséAntonio, el responsable de comunicación de Lexus en España, en cuanto me vio merodeando por su stand se me acercócomo siempre, con la mano tendida y una sonrisa y, prescindiendo de cualquier protocolo, me dijo: “Gabriel, voy a llevar un IS a Barcelona y quiero que lo pruebes”. Es único generando expectativas, la verdad. Y es que por muy bien que estén escritas las comunicaciones oficiales de cualquier marca, el lenguaje corportativo no tiene nada que hacer frente al trato personal para transmitir lo que se quiere.

prueba lexus is 300h-54Lexus es, no lo ha ocultado nunca, una marca derivada de Toyota, que ha querido llevar a los segmentos premium la tecnología híbrida de la que lleva ya una década haciendo bandera. Aunque la firma de lujo japonesa naciócon el objetivo de hacerse un hueco en el mercado americano, más permeable que el europeo, eso no significa que no nos hayan querido tomar en serio.

prueba lexus is 300h-114Antes al contrario, el desarrollo de un modelo específico para Europa como es el Lexus CT 200h demuestra hasta qué punto son conscientes de cómo han de hacerse las cosas si se quieren vender coches aquí. El comprador de un compacto premium hoy es el potencial usuario de una berlina de lujo mañana, así que cuanto antes se le dé la posibilidad de conocer las bondades de la hibridación, más fácil será convencerle de lo adecuada que es su aplicación en los segmentos superiores.

prueba lexus is 300h-137Sin embargo, cuando Lexus lanzó el CT 200h parecía que a su estrategia le fallaba una de sus patas fundamentales. Con híbridos en los segmentos más altos y en el bajo, el de los compactos, resultaba difícil comprender por quéen su berlina media, la primera y única que había contado con un motor diésel, no habíamos visto aún una combinación de combustión y eléctrico.

Pues explicaciones te podría dar las que quieras, oficiales o no, pero personalmente me quedo con que para meter un híbrido en el segmento D premium, había que hacerlo muy bien. Ahora te cuento si lo han conseguido.

Motor delantero en posición longitudinal para enlazar sin cortapisas con el árbol de transmisión para el eje trasero. Este es uno de los principios que marcan la diferencia entre una berlina premium del resto. E incluyo entre ellas a las versiones quattro de Audi (desde el A4 para arriba).

prueba lexus is 300h-130La tercera generación del Lexus IS ha mantenido a rajatabla esta configuración porque lo suyo con este modelo siempre ha sido apuntar hacia un comportamiento dinámico tirando a emocionante. De hecho, en la marca reconocen que su referencia en este sentido es el BMW Serie 3, ni más ni menos.

prueba lexus is 300h-111Y no lo dicen por decir. El Lexus IS 300h es un sedán que tiene más de IS que de “h”. De todos los híbridos que han pasado por mis manos, incluido el supuestamente deportivo Honda CR-Z, es el primero en el que de verdad he percibido que la parte eléctrica ayuda al motor de gasolina para algo más que ahorrar combustible.

prueba lexus is 300h-84Potente, lo que se dice potente, este IS híbrido no lo es demasiado para lo que se estila en su segmento: 223 CV a 6.000 rpm, resultado de combinar los 143 CV del motor eléctrico y los 181 CV del bloque de gasolina 2.5 atmosférico de 4 cilindros. Y es que una cifra de potencia elevada está muy bien para los anuncios, pero que lo que de verdad importa para la conducción diaria es que a bajo y a medio régimen la respuesta al acelerador sea satisfactoria.

La ventaja eléctrica se muestra en el Lexus IS 300h desde que sales del aparcamiento sin hacer ruido ni emitir CO2. Como no es un plug-in, la autonomía en estas circunstancias es muy limitada, especialmente si tienes que abordar rampas para salir a la superficie, lo que dará algún argumento al listillo de tu cuñado… hasta que lleguéis al primer semáforo y no sean los 223 CV de potencia, sino la lineal y contundente entrega inicial los que le hagan callar la boca.

prueba lexus is 300h-34 prueba lexus is 300h-27 prueba lexus is 300h-85

Así que el Lexus IS 300h ofrece lo mejor de sí precisamente donde más a menudo se le va a exigir. Lástima que la compañía de un cambio de variador continuo sirva para lo acostumbrado en un híbrido, que no es otra cosa que ahorrar combustible, porque este cambio corta el rollo cuando llegan las curvas cerradas.

prueba lexus is 300h-54Ni siquiera las levas en el volante para cambiar artificialmente consiguen disimular ese efecto de resbalamiento que incita tan poco a la conducción deportiva. De hecho, si tratas de forzar la situación, entonces en lugar de los 4,3 l/100 km de consumo medio homologado, te pueden salir medias como los 8,6 l/100 km con los que devolví el coche. Fue justo el doble y, sin embargo, sigue siendo una cifra contenida para un coche de sus características

prueba lexus is 300h-76El bastidor, en cambio, a primera vista parece que invite a jugar. Con una suspensión cómoda pero suficientemente firme, el eje delantero digiere muy bien las travesuras, gracias además a una dirección directa y de muy buen tacto. Lo que ocurre es que, a pesar de ser un tracción trasera, los sistemas de asistencia a la conducción tan solo le permiten recordar que lo es, pero no hay manera de que el eje posterior se desmande, ni siquiera con el modo Sport conectado.

Digamos que este bastidor es un aviso a navegantes de que, si Lexus quisiera, podría hacer una segunda edición del IS F que no dejaría en mal lugar el recuerdo de la primera. Pero no quiere, al menos de momento, asíque nos tenemos que conformar con una berlina híbrida muy dinámica. Que no es poco.

Lexus se toma muy en serio su posicionamiento premium dentro del grupo Toyota, y eso se nota especialmente en la calidad de rodadura. En el diseño de los interiores también, aunque mantienen una querencia nada favorecedora por los plásticos de tacto duro. No predominan como antes, pero sísiguen siendo un punto a mejorar en un contexto que, en cualquier caso, estábien por encima de la media.

prueba lexus is 300h-137En su afán por hacer del Lexus IS 300h un coche de temperamento más deportivo de lo que sugiere su ‘h’, la firma nipona ha desarrollado un peculiar sistema electrónico que emite un sonido como de motor bronco. No me convenció, porque se nota demasiado que es artificial y llegóa ser un poco molesto, y el hecho de que se pudiera subir o bajar el volumen tampoco ayuda a conseguir el objetivo.

prueba lexus is 300h-79Las plazas delanteras son premium en el buen sentido. Los asientos acogen como debe ser, con comodidad pero con la suficiente firmeza para que el único que baile en las curvas sea el coche. Detrás, dos adultos también se sentirán muy bien tratados, pero un tercero en la plaza central sufrirácon el abultado túnel de la transmisión.

prueba lexus is 300h-13Como suele ser habitual en las marcas que traen sus coches de muy lejos, las posibilidades de personalización son más bien escasas. A cambio, los tres acabados cuentan con un equipamiento bastante completo, aunque en el caso de la unidad probada, sorprenden ausencias como el asistente de aparcamiento.

Me encanta que, por fin, hay un híbrido que muestre un cierto temperamento. Es un propulsor que reparte alegrías en la conducción cotidiana y que, sin embargo, respeta la filosofía con la que fueron creados estos motores.

prueba lexus is 300h-104El consumo que arrojóen la prueba, 8,6 l/100 km, estáun poco alejado de la cifra homologada (XXXX l/100 km), pero se mantiene a mitad de camino de los valores de los motores de gasolina y los de los diésel de similar rendimiento que han pasado por Cochesafondo.

Su comportamiento, por otra parte, es de los que atraen. Y mucho. En este sentido el Lexus IS 300h es de los que seduce e invita a disfrutar de los trazados revirados a ritmo alegre.

El comportamiento me gusta, pero creo que Lexus se ha quedado corto. Estoy seguro de que la mayoría de los que lo conduzcan disfrutarán mucho con el IS 300h, pero también tengo claro deportivo no es.

prueba lexus is 300h-110De hecho, los sistemas de asistencia a la conducción dejan muy poco margen para los excesos y, si desconectas el control de tracción, lo único que consigues es un amago de actitud deportiva. En décimas de segundo vuelve la cordura.

Y por otra parte está el cambio de variador continuo. En conducción civilizada o eficiente es tolerable, pero si vamos a por los tiempos no seduce demasiado.

El Lexus IS 300h es un coche de compromisos. Es dinámico pero no deportivo. Es diferente pero no rompedor. Y su rendimiento apunta justo donde se encuentra el grueso de las ventas en su segmento.

Actualmente la variante híbrida de la berlina premium japonesa se ofrece con cuatro niveles de equipamiento.

Versiones Precios
Lexus IS 300h ECO 35.900 euros
Lexus IS 300h Executive 39.700 euros
Lexus IS 300h F Sport 47.500 euros
Lexus IS 300h Luxury 53.400 euros

 

 

Mi sentencia

Sé el primero en comentar