Prueba Volkswagen Passat TDI 190 DSG: excelencia media

Valoración

 

cochesafondo-prueba-volkswagen-passat-tdi-190-dsg-107

Prueba y opiniones por Gaby Esono

Un coche de corte clásico como el Volkswagen Passat TDI 190 DSG supone un cierto engaño sobre la realidad del mundo del automóvil hoy. Los coches están cambiando mucho, y muy rápidamente. Eso no significa que vayan a ponerse a volar, pero hay a nivel global un replanteamiento de cómo ha de ser la movilidad de las personas en el futuro a corto plazo y, lógicamente, marcas como VW tienen unas cuantas cosas que decir al respecto. El Passat, sin embargo, no es una de ellas de momento.

No lo es porque el Volkswagen Passat viene a ser algo así como el arquetipo de coche deseado hoy por una inmensa mayoría de los conductores. La prueba es que es el coche más vendido del mayor fabricante a nivel mundial. Poca broma. Y es que su concepción de berlina tradicional, con sus cuatro puertas y sus tres volúmenes claramente definidos, flirtea desde hace por lo menos tres generaciones con los estándares de sus homólogos premium, como son el Audi A4, el BMW Serie 3 o el Mercedes-Benz Clase C.

cochesafondo-prueba-volkswagen-passat-tdi-190-dsg-73

El Passat, además, tiene el mérito añadido de estar consiguiéndolo pese a estar tirando de economía de escala a la baja, en este caso aprovechando la versátil plataforma modular MQB del grupo, la misma que montan desde el VW Golf y el SEAT León al Skoda Superb, concebida para montar los motores en posición transversal. Dicho de otra manera, donde antes había un bastidor de Audi A4 desarrollado para motores longitudinales -lo que antaño permitió frivolidades como el Passat W8- ahora nos encontramos con un chasis en el que, por lo menos en Europa, únicamente se ubican motores de 4 cilindros y, como mucho, 2 litros de cilindrada –en EEUU todavía se estila el V6 de 3,6 litros con la V estrecha, aunque el Passat americano no tiene nada en común con el que se vende aquí-.

La ventaja del ahorro de costes implica también el desarrollo de unos esquemas de suspensiones menos sofisticadas que, si bien dan excelentes resultados en modelos de menos pretensiones, podrían hacer pensar que ofrecen una pisada menos refinada que las de los premium. Pero no adelantemos acontecimientos.

cochesafondo-prueba-volkswagen-passat-tdi-190-dsg-81 cochesafondo-prueba-volkswagen-passat-tdi-190-dsg-52 cochesafondo-prueba-volkswagen-passat-tdi-190-dsg-91

Lo que está claro que es Volkswagen tiene mucha confianza en su actual Passat. Tanto es así, que lo cataloga como una suerte de Business Class, un eslabón entre la gama media y alta, toda vez que hace tiempo ya que la marca dejó atrás la vocación generalista que su nombre (“coche del pueblo”, en alemán) sugiere. Como consecuencia de ello, quien más quien menos ha tratado de seguir su ejemplo, y gran parte de sus rivales tradicionales han dado un salto en la misma dirección: desde los veteranos Opel Insignia (Opel ya ha dado a conocer a su sucesor, el Insignia Grand Sport) y Citroën C5, a los más recientes Ford Mondeo y Renault Talisman, además de los reestilizados Mazda6 y Peugeot 508, entre otros muchos.

Resulta muy fácil describir la forma de comportarse sobre el asfalto del Volkswagen Passat TDI 190: lo hace casi todo bien, desde un punto de vista de coche familiar. Su conducción resulta muy cómoda y sencilla, pues ofrece un comportamiento noble, bien aposentado y que te evitará cualquier tipo de sobresalto por rápido que sea el ritmo que le imprimas.

cochesafondo-prueba-volkswagen-passat-tdi-190-dsg-12

Esto es posible no solo porque el bastidor se basta y se sobra para digerir el potencial de este motor 2.0 TDI de 190 CV de potencia y 400 Nm de par, sino porque además la versión probada montaba la amortiguación pilotada DCC, opcional en el acabado Sport con el motor 2.0 TDI (1.055 €), que se asocia obligatoriamente al selector de modos de conducción (Eco-Comfort-Normal-Sport-Individual).

cochesafondo-prueba-volkswagen-passat-tdi-190-dsg-44

En el modo deportivo, el tacto general del coche cambia de forma sensible pero no extrema, de manera que la suspensión contiene mejor las oscilaciones de la carrocería, los cambios de marcha del DSG se alargan y la dirección se hace más firme (aunque a mí me cuesta notar la diferencia). Se hace, en definitiva, un coche más dinámico, pero sin perder de vista que se trata de un coche cuyas pretensiones no son, ni mucho menos, las de un GTI.

cochesafondo-prueba-volkswagen-passat-tdi-190-dsg-50

Sea más o menos ágil, lo que no cambia es la excelente relación entre empuje y sobriedad del motor. Para las sensaciones que ofrece, el consumo de 6,6 l/100 km que arrojó durante la prueba lo mantienen en los niveles que ha mostrado, independientemente de la potencia, en otros coches con esta misma mecánica. ¿Se podría pedir que montara un cambio DSG de 7 velocidades en lugar de este de 6? Pues sí, pero tal como está el conjunto yo no he echado nada de menos.

Por de pronto, lo que hay que reconocer es que Volkswagen acostumbra a dar en el clavo cuando se trata de su berlina media. De hecho, con el Passat no se toman absolutamente ningún riesgo: para su octava generación han diseñado una carrocería de aire intemporal e inconfundible (bueno, según cómo lo mires cuesta distinguirlo de anteriores generaciones del Passat, eso sí). No necesitaban hacerlo más largo (mide 2 mm menos, 4.767 mm que su predecesor), pero en cambio han conseguido que sea (todavía) más habitable gracias a los 79 mm extra de batalla (distancia entre ejes de 2.791 mm).

cochesafondo-prueba-volkswagen-passat-tdi-190-dsg-1 cochesafondo-prueba-volkswagen-passat-tdi-190-dsg-10 cochesafondo-prueba-volkswagen-passat-tdi-190-dsg-21

En cuanto a los interiores, tampoco hay grandes sorpresas. Impecable y sobrio a partes iguales, tirando a clásico pero con detalles de modernidad que chocan un poco al principio, como el Active Info Display (instrumento digital interactivo), pero que es la bomba.

Estrenado en el Grupo Volkswagen por el Audi TT, se trata de una pantalla HD configurable de 12,3 pulgadas que (Volkswagen Digital Cockpit, lo llama la marca), que hace las veces de cuadro de instrumentos totalmente digital. Por defecto uno se encuentra con el velocímetro y el cuentavueltas, pero si usamos el navegador el tamaño de éstos se reduce y aparece el mapa en un tamaño enorme y clarísimo.

cochesafondo-prueba-volkswagen-passat-tdi-190-dsg-43

También puede mostrar información de los asistentes de conducción, entre otras informaciones. Me ha encantado este gadget, por completo y por bien resuelto, por el que Volkswagen hace pagar 490 euros. Para sacarle todo el partido, qué menos que instalar también el navegador “Discover Pro” (1.155 euros), pero en el momento de escribir la prueba estos accesorios se montaban gratis.

cochesafondo-prueba-volkswagen-passat-tdi-190-dsg-36 cochesafondo-prueba-volkswagen-passat-tdi-190-dsg-18

Esta sería la nota de color de un salpicadero sin grandes concesiones a la galería. No en vano, el usuario tipo de este tipo de coche es el que es, aunque este guiño tecnológico (que se puede combinar con el Head-up display) debería llamar la atención de conductores más jóvenes y a los que por algún extraño motivo no les seduce la moda de los SUV. Como ejemplo, mi amigo Miguel C., que a sus 31 años conduce orgulloso su Passat blanco desde hace meses.

cochesafondo-prueba-volkswagen-passat-tdi-190-dsg-25 cochesafondo-prueba-volkswagen-passat-tdi-190-dsg-66 cochesafondo-prueba-volkswagen-passat-tdi-190-dsg-65

Quizá el caso de Miguel sea una excepción -tiempo antes también me había preguntado por el Opel Insignia…-, pero lo que está claro es que, si algo ha caracterizado a los modelos del segmento D, es que representan el equilibrio ideal para quienes necesitan un coche familiar o uno de cierta representación; o un vehículo con el que ir cada día a trabajar o uno con el que realizar cómodamente largos desplazamientos. O quizá para los que necesitan todo eso en uno solo.

cochesafondo-prueba-volkswagen-passat-tdi-190-dsg-76

Pues, para todos ellos, el Volkswagen Passat cumple de sobras con su cometido. No solo por espacio interior y refinamiento, sino por maletero: en esa cavidad se pueden meter hasta 586 litros de equipaje, en principio suficientes para una familia numerosa.

cochesafondo-prueba-volkswagen-passat-tdi-190-dsg-33 cochesafondo-prueba-volkswagen-passat-tdi-190-dsg-68 cochesafondo-prueba-volkswagen-passat-tdi-190-dsg-70

Y no se lo digas a nadie, pero incluso se le puede cambiar el pañal a un bebé, porque a pesar de ser un 4 puertas el portón del maletero deja una gran apertura. Claro que si lo que buscas es algo todavía más práctico, siempre puedes ir a por el Volkswagen Passat Variant, que sin abatir los asientos autoriza nada menos que 650 litros.

Al ser un coche grande, el Volkswagen Passat lo tiene relativamente fácil para ofrecer todo lo que necesita una familia para viajar cómodamente. La instalación de las sillitas infantiles es fácil, porque las puertas traseras tienen un buen ángulo de apertura y el hueco de acceso a esas plazas es suficientemente amplio.

cochesafondo-prueba-volkswagen-passat-tdi-190-dsg-17

Dos sillitas caben sin problema, pero el hueco entre ellas deja algo de margen para un tercer retoño con alzador en el centro, pero solo como solución temporal o de emergencia. Además, la plaza central trasera, como es costumbre en una inmensa mayoría de los automóviles actuales, trata a su ocupante sensiblemente pero que las excelentes laterales.

cochesafondo-prueba-volkswagen-passat-tdi-190-dsg-5

Volviendo a las sillitas, las fijaciones ISOFIX están bien ubicadas y son fácilmente accesibles, aunque se esconden bajo unas tapas que al quitarlas quedan sueltas, lo que te obliga a buscar un lugar donde guardarlas si no quieres acabar perdiéndolas.

cochesafondo-prueba-volkswagen-passat-tdi-190-dsg-23

El último apunte sería para los tiradores de las puertas. Aun montados en las sillitas, los niños acceden a ellas sin dificultad, de modo que conviene recordar activar el seguro infantil para evitar que las abran.

El Volkswagen Passat 2.0 TDI 190 monta de serie el cambio DSG de 6 velocidades, y solo está disponible con el acabado Sport, por 39.720 euros, en los que se incluyen los asientos delanteros calefactados, retrovisores abatibles eléctricamente, luces traseras LED y tapicería mixta cuero y Alcantara.

cochesafondo-prueba-volkswagen-passat-tdi-190-dsg-101

Esta misma configuración de motor-cambio-acabado se puede solicitar con la tracción total 4Motion, con el acoplamiento electrohidráulico Haldex, disponible por 43.180 euros y, si se quiere más potencia, el tope de la gama cuenta con el motor 2.0 TDI BiT (biturbo), también con DSG (pero de 7 marchas) y tracción a las cuatro ruedas, por 46.890 euros. En el lado contrario, el TDI de 150 CV, con tracción delantera y cambio manual de 6 velocidades, se ofrece por 35.790 euros.

 

Mi sentencia

Sé el primero en comentar