Primera prueba nuevo SEAT Ibiza: hecho a la medida

SEAT Ibiza

Primera prueba nuevo SEAT Ibiza: hecho a la medida

 

SEAT Ibiza

Nuevo SEAT Ibiza

Prueba y opiniones: Gaby Esono

El SEAT Ibiza ha sido el coche más importante de la marca de Martorell en las últimas tres décadas. Ningún otro modelo de su gama plasma mejor que este utilitario lo que ha sido la evolución de SEAT, desde su tormentosa desvinculación de Fiat en los años 80, hasta la actualidad, integrada como una más en el Grupo Volkswagen y logrando récords históricos de producción y rentabilidad.

Esta quinta generación del SEAT Ibiza mantiene la misión de ser una de las tres patas que sustentan la marca, junto al SEAT León (que ha desplazado a su hermano pequeño en importancia) y al SEAT Ateca, su primer SUV y la confirmación de que SEAT está ya en una honda muy diferente a la de antaño.

Nuevo SEAT Ibiza

Porque si hubo un tiempo en el que la marca vendía la imagen de frescura y deportividad mediterráneas -una especie de alternativa dinámica y latina en el grupo alemán, para rivalizar con Alfa Romeo-, hoy las premisas son muy distintas, y más verosímiles. SEAT vende tecnología y modernidad, pero sobre todo, no me canso de repetirlo, es una marca muy pragmática. Dicho de otra manera: los experimentos, con gaseosa, y errores los justos. De modo que ha apostado por desarrollar coches de aspecto moderno pero sin aspavientos, en los que se note nada más entrar una superior calidad percibida, que su comportamiento dinámico sea de primer nivel y en cuya dotación de equipamientos no se eche de menos casi nada. Chupado, ¿verdad?

Nuevo SEAT Ibiza

Basta echar un vistazo al nuevo SEAT Ibiza para entender lo que digo. Estéticamente, han creado un SEAT León a escala. Dado que el compacto lleva ya varios años en el mercado y teniendo en cuenta su buena acogida, no es de extrañar esta decisión. Las proporciones de la silueta y el frontal obligan a fijarse bien para distinguir a uno y otro, de ahí que el Ibiza no parece que vaya a ser un coche que llame la atención en el tráfico. Por detrás, en cambio, se han respetado los rasgos del anterior Ibiza, aunque se le han dado unos trazos más rectilíneos y angulares, en línea con el actual lenguaje de diseño de SEAT.

En resumen, la carrocería del SEAT Ibiza está pensada para que al público le resulte familiar y a la vez lo perciba como un coche más grande y habitable. Lo es, pero solo a lo ancho. Se ha llevado hasta los 1.780 mm de anchura, con lo que gana 87 mm respecto a su predecesor, mientras que sus 4.059 mm de longitud, 2 mm más corto, lo mantienen en su segmento y respetan la distancia necesaria respecto al SEAT León. Primer reto conseguido.

Si hay algo que en los últimos tiempos a SEAT se le ha dado de maravilla, eso ha sido sin ninguna duda la puesta a punto de sus bastidores. A pesar de compartir plataformas con el resto de marcas de volumen del Grupo Volkswagen (es decir, Audi, Skoda y la propia VW), los ingenieros de Martorell acostumbran a apañárselas  para darle un toque que hace sus coches más ágiles y divertidos de conducir que la media, cuando no son claros referentes en este sentido como por ejemplo el SEAT Ateca.

Nuevo SEAT Ibiza

Con la quinta generación del SEAT Ibiza lo han vuelto a hacer. Podría decirse que esta vez lo han tenido algo más fácil, porque el Ibiza ha estrenado la nueva plataforma MQB A0 (plataforma modular transversal, en alemán). Se trata de una derivación del concepto de chasis estrenado hace ya 10 años en el Audi A3, cuya principal virtud es su sencillez y ahorro de costes, mejorando sin embargo la rigidez y reduciendo el peso. Lo que se adelgaza, en cualquier caso, se vuelve a ganar debido a la importante carga de equipamiento de última generación.

Nuevo SEAT Ibiza

Así pues, al empezar a conducir el Ibiza, lo primero que se me pasó por la cabeza es que la impresión de coche grande que ofrece su carrocería tiene una justa correspondencia con el tacto general al volante. Su esquema de suspensiones no tiene gran secreto: McPherson delante y eje semirrígido detrás. La gracia del equipo de desarrollo de SEAT es la de haber sabido jugar con la mayor rigidez torsional del nuevo bastidor, el conjunto muelles-amortiguadores, las barras estabilizadoras huecas y la nueva dirección asistida electromecánica.

El resultado dinámico es de primer nivel –uno de los mejores utilitarios que he probado- tanto en el acabado Xcellence, como especialmente, en el FR. Este acabado deportivo cuenta, como es habitual, con un tratamiento específico del bastidor, que en este caso se traduce en una altura rebajada 15 mm, suspensión con unos tarados más firmes, barra estabilizadora delantera de mayor diámetro, eje semirrígido posterior más firme y, la opción más destacada, la suspensión adaptativa Drive Select (280 €). Ésta consiste en unos amortiguadores controlados electrónicamente, al estilo de los del anterior SEAT Ibiza Cupra, que permiten elegir entre dos niveles de dureza (Normal y Sport) pulsando la tecla correspondiente en el salpicadero.

Nuevo SEAT Ibiza

Nuevo SEAT Ibiza

Nuevo SEAT Ibiza FR

Los apoyos en curva son siempre francos en ambas versiones (con una ventaja notable para el FR, en cualquier caso), sin tendencia excesiva al subviraje salvo que tratemos de forzar los límites sin criterio, y no pierde las formas si le hacemos malos gestos en plena trazada, incluso frenando a degüello a destiempo. Ah, también es muy cómodo y absorbe las irregularidades más que correctamente.

Si a ello le añadimos que el nuevo SEAT Ibiza también contará con el SEAT Drive Profile (opción por apenas 120 €), el panorama mejora notablemente. Este gadget permite modificar la respuesta del motor, la dirección, la suspensión (en los FR con el Drive Select), el control de crucero adaptativo ACC (opcional, por 210 €) o el cambio (en las unidades con el automático de doble embrague DSG) en cuatro modos: Eco, Normal, Sport e incluso Individual.

Nuevo SEAT Ibiza

La oferta de motores del nuevo SEAT Ibiza empieza con el tricilíndrico atmosférico 1.0 MPI de gasolina, que imagino voluntarioso con sus 75 CV. Sin duda más resolutivo resulta el 1.0 TSI -con su inyección directa de gasolina, su turbo y su intercooler- aunque la versión de 95 CV que tuve ocasión de probar me pareció un tanto justa teniendo en cuenta las buenas impresiones que me dio la variante de 115 CV que conduje durante la presentación del SEAT Ateca con este motor.

Posteriormente tienen que ir llegando el resto de motorizaciones. En cuanto a los diésel, el conocido 1.6 TDI se ofrece con tres niveles de potencia: 80, 95 y 115 CV. SEAT, además, ofrecerá por primera vez el Ibiza alimentado por GNC (Gas Natural Comprimido), con el motor 1.0 TSI de 90 CV adaptado para ello.

Para los que busquen prestaciones, SEAT estrena el motor 1.5 TSI EVO de 150 CV, combinado con el acabado FR, como tope de gama. La marca ha anunciado que en la quinta generación no habrá un SEAT Ibiza Cupra, para desgarro emocional de los seguidores de este tipo de versiones. La explicación, me la daban durante la presentación del modelo: “el SEAT Ibiza Cupra es un tipo de coche que ya no se vende, de modo que no tiene sentido seguir ofertándolo”. Emociones las justas, queda claro, pero no seré yo quien lo critique.

Si por fuera y al conducirlo el nuevo SEAT Ibiza da la sensación de que se ha hecho mayor, en el interior queda claro que se ha trabajado con el mismo objetivo.

Por una parte hay que insistir en las bondades de la nueva plataforma MQB A0, que ha permitido a los ingenieros de la marca de Martorell crear un interior sensiblemente más habitable, sobre todo en las plazas traseras, las grandes beneficiadas en este salto generacional. Todas las cotas han aumentado, con 35 mm extra de espacio para las piernas, 42 mm en anchura y 17 mm en altura. Tres adultos, o bien adolescentes vitaminados, podrán viajar cómodamente detrás. Los 355 litros de maletero, 63 litros más que antes y con la posibilidad de habilitar un doble fondo (junto con red para el maletero y cajones bajo los asientos delanteros, por 200 €) también juegan claramente a favor de la polivalencia del SEAT Ibiza.

Nuevo SEAT Ibiza

Pero lo primero que ve un futuro comprador de un coche no es el maletero, sino el puesto de conducción, y ahí la pantalla táctil de 8 pulgadas del sistema de información y entretenimiento opcional en las versiones Xcellence y FR del Ibiza vuelve a ganar un tanto respecto a lo habitual en el segmento B. Sea con conectividad Full Link (450 €) o con navegador añadido (810 €, a los que hay que añadir los 120 € de la cartografía actualizable), sin duda es una de las bazas con las que SEAT ha jugado para que su polivalente enamore a primera vista.

Nuevo SEAT Ibiza

Un vistazo más a conciencia, sin embargo, deja entrever que ese esfuerzo por ofrecer lo que el público de hoy más demanda ha conllevado cierto recorte en detalles de acabado y materiales en el interior. Y es que la presencia general del coche y su tacto de conducción son tan elevados, que encontrarme materiales tan “de su segmento” en el habitáculo hizo que torciera un poco el gesto a medida que iba palpando paneles y accionando mandos.

El SEAT Ibiza con ACC

Maletero del SEAT Ibiza

Interior del SEAT Ibiza

Nuevo SEAT Ibiza

A falta del lanzamiento de los motores 1.6 TDI, el nuevo 1.5 TSI de 150 CV y el 1.0 TSI de GNC, la lista de precios para España (sin promociones) del nuevo SEAT Ibiza queda como sigue:

Versiones Precios
Nuevo SEAT Ibiza 1.0 75 CV Reference 14.060 €
Nuevo SEAT Ibiza 1.0 75 CV Reference Plus 14.960 €
Nuevo SEAT Ibiza 1.0 TSI 95 CV Reference 14.700 €
Nuevo SEAT Ibiza 1.0 TSI 95 CV Reference Plus 15.600 €
Nuevo SEAT Ibiza 75 CV Style 16.300 €
Nuevo SEAT Ibiza 1.0 TSI 95 CV Style 16.940 €
Nuevo SEAT Ibiza 1.0 TSI 115 CV Style 17.550 €
Nuevo SEAT Ibiza 1.0 TSI 95 CV Xcellence 18.420 €
Nuevo SEAT Ibiza 1.0 TSI 115 CV Xcellence 19.030 €
Nuevo SEAT Ibiza 1.0 TSI 115 FR 19.030 €

El acabado Reference cuenta de serie con volante multifunción, Bluetooth y entradas USB y aux., aire acondicionado, asistente de arranque en pendiente y Front Assist, entre otros.

Las versiones Style añaden llantas de aleación de 15 pulgadas, regulador de velocidad, detector de fatiga, radio con pantalla de 5 pulgadas, volante forrado en piel y faros antiniebla.

En las Xcellence se incluyen además los retrovisores eléctricos y calefactables, reposabrazos delantero, sensor de parking trasero, luces diurnas y pilotos traseros LED, climatizador bizona y cierre centralizado con llave inteligente “Keyless-Entry”. Para el FR se reservan de serie las llantas de aleación de 17 pulgadas, el paragolpes deportivo, volante deportivo o el SEAT Drive Profile.

Aparte de las opciones mencionadas en los apartados anteriores, el equipamiento del nuevo SEAT Ibiza se puede completar según versiones con el techo panorámico eléctrico (850 €), el Winter Pack (calefacción asientos delanteros y lavafaros, por 350 €), faros Full LED (870 € en Style y 590 € Xcellence y FR), control de crucero adaptativo con regulador de proximidad (210 €), cargador de móvil inalámbrico y amplificador de señal GSM (200 €), amplicador de sonido BeatsAudio (450 €) o sensores de parking delanteros y traseros con cámara (350 €).

Sé el primero en comentar